Vacuna contra el coronavirus en Argentina.

ARGENTINA .-Hay expectativa tras el anuncio de las autoridades sanitarias respecto a las pruebas de la posible vacuna contra la COVID-19 en Argentina, único país en la región seleccionado para el estudio de Pfizer y BioNTech.

Los estudios se harán desde agosto e incluirán, en primera
instancia, a las personas que integran grupos de riesgo.
Según indica el orden de prioridades de la Organización Mundial de la Salud (OMS), personal de la salud y personas mayores de 65 años son los grupos poblacionales que primero recibirían la vacuna.
“Son dos sectores muy expuestos a la enfermedad.
Los mayores de 65 porque, por definición, son grupo de riesgo y está demostrado que es el segmento de la población para el que la pandemia resulta más mortal”, explicó el médico infectólogo Fernando Polack, quien es el investigador principal del estudio a cargo de las farmacéuticas Pfizer y BioNTech.
“Los médicos, a la vez, están expuestos a pacientes que tienen una carga viral alta. No corren el mismo riesgo que alguien que trabaja en su casa o alguien que se expone al virus cuando hace una compra en el supermercado”, agregó.

En cuanto a la preparación del estudio, Polack especificó que están armando «equipo con organizaciones públicas, nacionales y provinciales del AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires) y con sectores privados», entre los cuales mencionó el Instituto Universitario Cemic, el sanatorio De
Los Arcos y el Anchorena.
«No puedo contestar sobre la posibilidad de éxito, pero hay datos de esta vacuna en un ensayo previo que están publicados y que muestran que con dos dosis genera respuestas de anticuerpos de 10 a 20 veces mejores que una infección normal por coronavirus», indicó.
Sobre la selección de Argentina para realizar este estudio, Polack aseguró que «fue una enorme compulsa entre muchos otros países e investigadores que estaban interesados en tener el lugar que ocupa hoy nuestro país» y destacó que el trabajo que se hace aquí «en el área de virus
respiratorios es conocido a nivel mundial».
«El beneficio de realizar estas pruebas es que pone a la Argentina en un mapa de la ciencia y permite que muchos actores estén pensando en nosotros y típicamente a los países que evalúan las vacunas o los medicamentos, se les abre la puerta para acceder a las remesas de vacunas o medicamentos con prioridad», apuntó.
El médico infectólogo se encuentra trabajando en vacunas respiratorias desde los 29 años y aseguró que «muchos conocen a nuestro equipo y desde que empezó esta enfermedad estuvimos en comunicación con el presidente Alberto

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas