Tres empleadas públicas fueron detenidas en Bolivia por el robo de 500 vacunas contra el COVID-19