La ONU denunció que los talibanes no respetan los derechos humanos