La inversión extranjera directa en Nicaragua cayó un 63