La compañía que fabrica corazones artificiales busca extender su vida útil para que tenga una duración indefinida