Iglesia católica deplora el “cuánto hay pa mí”