El testamento del príncipe Felipe de Edimburgo permanecerá sellado por 90 años para proteger a la reina Isabel II