El oxígeno de la Tierra se va a terminar más pronto de lo que pensamos