El Covid-19: un grito de dolor para la humanidad