Cooperstown recibió a sus nuevos inmortales