Presidente de EE.UU aviva las llamas.

En medio de las protestas que siguen sacudiendo el país, 11 días después de la muerte de George Floyd a manos de la policía, el presidente aviva las llamas.

Pero, a cinco meses de las elecciones, muchos republicanos desearían que tratara al menos de extinguirlas. El rechazo de los militares a la deriva autoritaria ha animado a algunos senadores a hablar y ha puesto en evidencia el silencio de otros. La incapacidad de Donald Trump de lanzar un mensaje de unidad, en medio de una crisis sanitaria, económica y social, está poniendo a prueba su compleja alianza con el sector tradicional del Partido Republicano.

El rechazo a la mano dura de Trump en las manifestaciones expresado esta semana por altos mandos del Ejército, retirados y en ejercicio, añade presión a los republicanos para exteriorizar el debate interno que ha consumido a muchos durante estos tres años y medio. A las críticas del jefe del Pentágono, Mark Esper, se sumó una declaración demoledora de su predecesor, Jim Mattis, que acusó al presidente de “abuso de poder” y de vulnerar la Constitución. “Quizás estamos llegando al punto en que podemos ser más honestos con las preocupaciones que tenemos internamente, y tener el coraje de elevar la voz”, opinó la senadora por Alaska Lisa Murkowski.

Trump respondió a la legisladora republicana con la misma artillería tuitera que había descargado antes contra Mattis. “Poca gente sabe dónde estará dentro de dos años. Pero yo lo sé. Estaré en el gran Estado de Alaska haciendo campaña contra la senadora Lisa Murkowski. Preparad cualquier candidato, bueno o malo, no me importa, le apoyaré. ¡Si tienes pulso, estoy contigo!”, tuiteó. (c0rtesía: el pais)

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas