Modelo de la mujer en serie Los Simpson

Por Araceli Aguilar Salgado

 

El humano es un ser que está constantemente en construcción, pero, también, y de manera paralela, siempre en un estado de destrucción”. José Saramago 

La era moderna. Cuando los valores y la consideración de lo ético y lo moral no son lo que eran. Cuando la filosofía de vida se ha alterado tanto que los abuelos no son capaces de comprender a sus nietos. Ni a sus hijos. Ni a otros muchos abuelos. Cuando todo se ha vuelto líquido. ¿Cómo siempre ha ocurrido? en su cruce se alumbra el contexto más realista de la era moderna, aquella en la que la tecnología facilita el trabajo, aunque este sea precario; en la que la interconexión propicia las relaciones, pero las discriminaciones por motivos de género siguen siendo habituales en casi todos los contextos; en la que los medios de comunicación son más, pero no necesariamente mejores. Y en este contexto viven Homer, Marge, Bart, Lisa y Maggie. En este contexto viven los Simpson. 

Al analizar la serie desde un punto de vista no abordado específicamente por otros autores se busca estudiar cómo uno de sus personajes protagonistas, Marge Simpson, representa el salto generacional experimentado por las mujeres occidentales nacidas en la década de los 50 y los 60.

En definitiva, se plantea como objetivo razonar cómo Marge Simpson, personaje de la serie Los Simpson que encarna los valores tradicionales, se esfuerza por educar a su hija Lisa con unos patrones que le permitan no incurrir en los mismos errores que ella cometió en su infancia y juventud, para poder desarrollarse como una mujer plena, autónoma e independiente.

En ese sentido, se define, detalla en su análisis las siguientes hipótesis:

  1. Los creadores de Los Simpson plasman en muchos de los capítulos de la serie el cambio de concepción y de patrones de conducta del colectivo femenino contemporáneo.
  2. Marge Simpson responde al patrón de ama de casa de finales del siglo XX, pero educa a su hija Lisa con unos valores que le permitirán despojarse de los roles machistas tradicionales.
  3. Lisa Simpson representa el cambio de paradigma de la mujer del siglo XXI, todavía lastrada por concepciones anticuadas pero dispuesta a superar las barreras a las que se enfrentó la generación anterior.

Esquema de ambas pautas gira alrededor de tres ejes principales: La dimensión física, que abarca los aspectos externos del personaje; la dimensión psicológica, que comprende su personalidad y carácter; y la dimensión social, que hace referencia al ámbito en el que el personaje interactúa con los demás.

Cómo Marge Simpson, representa el desarrollo de una generación de mujeres en pos de la igualdad y la paridad, las relaciones de la matriarca de los Simpson con su marido, sus hijos y con otros habitantes de la ciudad de Springfield, lugar de residencia de la familia.

Además, sus válvulas de escape de la rutina, sus aspiraciones laborales y culturales; y se repasarán los detalles de su vínculo con la que debe ser su sucesora en el contexto social: Lisa Simpson.

El último siglo ha sido el más convulso en cuanto al desarrollo y discurrir del papel de las mujeres, tanto en el plano privado como en el público, más en concreto, a partir de los años 60 se ha producido el fenómeno del “empoderamiento femenino”, a medida que las mujeres se han ido integrando en el mercado laboral.

Poco a poco, el modelo familiar compuesto por un hombre proveedor de ingresos y una mujer ama de casa, ha ido cediendo posiciones frente a sistemas de repartos de tareas más equitativos.

Y esta tendencia tiende a consolidarse, en muchas ocasiones auspiciada y aupada por mujeres como Marge que, si bien no pueden despojarse completamente de unas rutinas y patrones forjados durante años, ven en sus descendientes la oportunidad de establecer unos nuevos usos y costumbres.

Esto es, precisamente, lo que los guionistas de Los Simpson pretenden transmitir, así, se puede concluir que, efectivamente, Marge es una mujer sumisa, prototipo de la ama de casa de los 60, pero también una abanderada de la lucha por el avance de la sociedad, con las armas de las que ésta le provee.

También se ha puesto de relieve cómo esta trata, mediante la aplicación de un modelo diferente de educación del que ella recibió, formar a su hija Lisa en unos valores y con unos patrones de conducta que le permitan ser una mujer autónoma e independiente, preparada para desarrollarse plenamente en un contexto distinto al de la segunda década del siglo XX.

Por último, se ha comprobado también que la factoría Simpson centra muchas de sus tramas en los asuntos relacionados con las cuestiones de género, el machismo y el feminismo y con los patrones sociales relacionados con el reparto de roles en la sociedad en función del sexo.

Derivan de la que se ha presentado, es la forma en la que la audiencia de Los Simpson, compuesta por personas de todas las edades, recibe estos mensajes, podría ser relevante determinar si sus seguidores, y más en concreto los que tienen entre 10 y 25 años, son capaces de captar las intenciones de los creadores de la serie, detectando el mensaje de que la nueva generación de mujeres está llamada a romper las barreras que soportaron sus madres, con la ayuda de estas.

De esta forma, se abren ahora nuevas posibilidades de análisis que seguirán reforzando la idea de que Los Simpson no son una simple caravana de dibujos, sino que deben ser entendidos como el reflejo ácido y satírico de la sociedad occidental.

Es la representante en la serie del prototipo de ama de casa de finales del siglo pasado, pero, al mismo tiempo, una esposa y madre de familia que, aunque ha asumido cuál es su papel, representa la lucha callada de millones de mujeres en todo el mundo.

Porque, a priori, Marge puede parecer una mujer machista, pero, más bien, Marge es heredera de su tiempo; fue educada en los 70, con unos patrones que la han predispuesto a asumir el rol de cuidadora de su familia y mantenedora del hogar, no obstante, se esfuerza en transmitir a su hija Lisa unos valores que le permitirán ser una mujer independiente, autónoma… del siglo XXI, preparándola para desarrollarse como mujer en una sociedad cada vez más tendente a la igualdad.

Lisa Simpson representa el cambio de paradigma de las mujeres actuales que, si bien todavía están lastradas en muchas ocasiones por costumbres anticuadas, normalmente desarrolladas por sus progenitoras, están dispuestas a superar las barreras que la generación anterior no fue capaz de derribar.

En su juventud, Marge fue una alumna de matrícula, comprometida, feminista, inquieta… también con grandes dotes para la pintura, para la interpretación”, rasgos que aún hoy perduran en ella.

Aunque ha asumido cuál es su misión: Cuidar de un marido que sólo puede regalarle completa y total dependencia y encargarse de la formación cultural y moral de sus hijos, además de limpiar, fregar, ordenar y mantener las inestables cuentas de la familia.

Marge y Lisa Simpson constituyen dos prototipos de mujer, cada una enmarcada en su época, y sirven a los guionistas y directores de la serie para evidenciar el cambio de roles que su género ha experimentado en las últimas décadas, siempre bajo el prisma satírico e irónico que impregna cualquier diálogo, trama y argumento de Los Simpson.

Se establece, entonces, que la serie que Matt Groening alumbró hace ahora tres décadas no es únicamente una tira cómica de animación, televisiva cuyo fin exclusivo es el entretenimiento, sino que, más bien, resulta casi un tratado sociológico extrapolable a docenas de países que entienden y se sienten identificados con las realidades, si bien esperpénticas, de cada uno de los personajes del universo de Springfield.

“En el nuevo paradigma, el trabajo es también un vehículo de transformación” Marilyn Ferguson 

 

Araceli Aguilar Salgado Periodista, Abogada, Ingeniera, Escritora, Analista y comentarista mexicana, del Estado de Guerrero, México.  

*De la construcción de estereotipos sobre la familia tradicional en el programa de dibujos animados “Los Simpsons”