Periodico Digital Impacto Libre: Noticias, actualidad, álbumes, debates, sociedad, servicios, entretenimiento y última hora en Republica Dominicana y el mundo.

Mike Pompeo visita Israel bajo la pandemia y la posible anexión de asentamientos en verano

El secretario de Estado de EEUU viaja al país un día antes de la toma de posesión del nuevo Gobierno, encabezado por el ‘premier’ en funciones, Benjamin Netanyahu, y el centrista Benny Gantz

Protegido con una mascarilla marcada por las Estrellas y Barras, el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, ha aterrizado este miércoles en el aeropuerto israelí Ben Gurion para una visita que ha levantado interrogantes sobre su verdadero motivo, dada su duración (siete horas) y el momento elegido: bajo la aún alargada sombra de la pandemia y un día antes de la toma de posesión del nuevo Gobierno israelí, encabezado por el primer ministro en funciones, Benjamin Netanyahu, y el líder centrista, Benny Gantz.

En sus reuniones con los dos dirigentes que se alternarán en la jefatura de la coalición israelí -el futuro ministro de Exteriores, Gabi Ashkenazi y el jefe del Mosad, Yossi Cohen-, Pompeo trató la lucha conjunta contra Irán y sus milicias como Hizbulá, el coronavirus, su preocupación ante importantes proyectos chinos en Israel y el plan de paz anunciado hace cuatro meses por el presidente Donald Trump que podría desembocar este verano en la anexión de los asentamientos israelíes en el territorio cisjordano ocupado en la guerra del 67.

Prometida por Netanyahu en las campañas electorales del 19 de septiembre y 2 de marzo, y contemplada en el pacto del nuevo Gobierno, esta medida unilateral cuenta con el rechazo del liderazgo palestino, de numerosos ex altos mandos de seguridad en Israel, de países árabes y de la Unión Europa, que podría promover sanciones si se hace realidad.

«Vamos a formar un Gobierno de unidad nacional mañana. Creo que es una oportunidad para promover la paz y seguridad basada en los entendimientos que alcancé con el presidente Trump en mi última visita a Washington en enero. Se trata de enormes oportunidades y retos», afirmó Netanyahu al inicio de su encuentro con Pompeo, en referencia a un plan que da luz verde a la soberanía israelí sobre asentamientos en el 30% de Cisjordania -inmediata si acepta la iniciativa- y la creación de un Estado palestino en condiciones muy favorables para Israel. El presidente palestino, Abu Mazen, desestimó de antemano el plan de Trump, con quien rompió contacto a raíz de varios anuncios claramente proisraelíes y de gran calado simbólico, como el traslado de la embajada a Jerusalén.

Sobre el plan de la Casa Blanca, en el que no estuvo directamente involucrado en su elaboración, Pompeo se ha limitado a decir que «aún queda trabajo por hacer y tenemos que hacer avances» sin entrar en comentar la posibilidad de la soberanía israelí en los próximos meses. EEUU acusa a Abu Mazen de rechazar la negociación «para el progreso de los palestinos» y asegura que la anexión «es una decisión israelí», pero Netanyahu no dará el paso sin el apoyo de Washington, donde hay división al respecto. Trump incluso se lo podría pedir para movilizar el voto de los evangelistas en las elecciones del próximo mes de noviembre.

Abu Mazen, que denuncia que la anexión «viola la ley internacional, enterrará la solución de dos Estados y consolidará la ocupación», avisa que podría romper los acuerdos con Israel incluyendo la cooperación en seguridad. A diferencia del pasado, su advertencia ahora es tomada en serio. Jordania podría congelar o romper las relaciones diplomáticas con Israel si anuncia la aplicación de la soberanía sobre el Valle del Jordán en Cisjordania. Un escenario que Gantz, como nuevo ministro de Defensa hasta que tome el relevo de Netanyahu, intentará evitar.

El primer ministro palestino, Mohamed Shtayyeh, advierte que supondría «una amenaza para Jordania y toda la zona». Otro efecto podría ser un estallido de violencia en verano. Tras varias semanas de relativa calma, dos incidentes han elevado la tensión en Cisjordania. El martes por la mañana, un soldado israelí, de 21 años, murió por el impacto en su cara de una piedra grande lanzada por un palestino durante una redada en la aldea de Yabed. Tan sólo 24 horas después, un adolescente palestino de 14 años murió por un disparo israelí durante violentos disturbios cerca de Hebron.

La gran pregunta es si el dúo Gantz-Ashkenazi, de centroizquierda y contrario a cualquier iniciativa unilateral que pactaron con Netanayhu, alegando la situación de emergencia del coronavirus, y los países árabes aliados de EEUU son capaces de evitar o limitar la aplicación de la soberanía. Otra opción de aplazarla -la disposición del liderazgo palestino a negociar ahora con Israel bajo los parámetros del llamado «Acuerdo del Siglo» que define como «Bofetada del Siglo»- parece imposible dada no sólo la distancia social de más de dos metros entre Abu Mazen y Netanyahu, sino entre Abu Mazen y Trump.

CONTRA IRÁN Y LA PANDEMIA

Tras elogiar las tecnologías israelíes contra la pandemia, Pompeo se acordó de China al decir a Netanyahu: «Colaboremos para el beneficio de todo el mundo (contra el virus). Vosotros sois un gran socio, compartís información no como otro país del que también hablaremos que no colabora y oculta información». «Lo importante es generar la información y luego compartirla», contestó el israelí a lo que Pompeo replicó con una sonrisa y otro dardo a Pekín: «Cierto, las democracias hacen estas dos cosas de la mejor forma».

De sus palabras se desprende el enfado de la Administración Trump hacia China respeto a la pandemia, pero también su oposición a la penetración china en Israel. A EEUU no le hizo mucha gracia que una empresa china pueda operar la nueva terminal del puerto de Haifa el próximo año y mucho menos la posible participación en el concurso para el levantamiento de la mayor planta de desalinización del mundo en el centro de Israel.

Pompeo y Netanyahu reiteraron su pacto contra el enemigo común iraní. Según el primero, el régimen islámico se encuentra en debilidad debido a las sanciones y los efectos del coronavirus lo que no evita, acusó, de destinar sus recursos «en fomentar el terrorismo en lugar de ayudar a su gente». Ambos señalaron su oposición a la presencia armada de Irán y sus milicias en Siria y su proyecto nuclear reanudado tras el abandono de Trump del acuerdo firmado por su antecesor Barack Obama.

En una entrevista a la televisión pública israelí, Pompeo avisó: «No queremos que el partido comunista chino tenga acceso a las infraestructuras y al sistema de comunicaciones de Israel. Todas las cosas que ponen en riesgo a los ciudadanos de Israel y a la capacidad de la cooperación de EEUU con Israel en proyectos importantes. El peligro es verdadero. Hemos compartido con ellos información al respecto para que tomen buenas decisiones ellos mismos».

A primera hora de la tarde, Pompeo inició su regreso a Estados Unidos tras completar su primera salida en tiempos de pandemia, que deja más preguntas que respuestas.

Fuente │El Mundo

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas