Médicos cubanos que combatieron la COVID-19 en Lombardía, hablan con el presidente.

HAHANA.-Los colaboradores cubanos estuvieron combatiendo la COVID-19 en esa región durante 2 meses y 17 días, realizaron 5526 atenciones médicas, 3676 procederes de enfermería y salvaron 219 vidas.

El Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez y el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, intercambiaron en la mañana de hoy con los 52 miembros de la Brigada Henry Reeve que prestaron servicios sanitarios en Lombardía, Italia.

Los colaboradores cubanos estuvieron combatiendo la COVID-19 en esa región durante 2 meses y 17 días, realizaron 5526 atenciones médicas, 3676 procederes de enfermería y salvaron 219 vidas.

Entre los galenos cubanos 42 ya habían cumplido otras misiones, y de ellos 27 participaron en el combate del Ébola.

Durante el encuentro también estuvo presente el Ministro de Salud Pública de Cuba, José Angel Portal Miranda.

«La solidaridad no es un lujo en una Revolución: es su esencia. Y si no se desborda, si no se expresa lo mismo dentro que fuera de sus fronteras, no es solidaridad, ni es Revolución. Cuba no abandonará su vocación solidaria», expresó el titular de Minsap.

Los galenos entregaron al Presidente la bandera cubana que los acompañó en el cumplimiento de su labor y el reconocimiento recibido de las autoridades italianas.

En el marco del emotivo encuentro los colaboradores cubanos recibieron como obsequio una bata sanitaria con la marca país acompañada de una tarjeta firmada por el Dignatario cubano.

El Jefe de la brigada, Dr. Carlos Ricardo Pérez Díaz, agradeció al pueblo el recibimiento a su llegada. Expresó que este «aumenta el compromiso con Cuba (…) Teníamos el compromiso de regresar con el orgullo del deber cumplido y sanos».

El doctor expresó que Cuba no lanza bombas contra otros pueblos, ni manda aviones a bombardear ciudades, «nuestro país no posee armas nucleares, químicas, ni biológicas. Las decenas de miles de científicos y médicos con que cuenta nuestro país han sido educados en la idea de salvar vidas».

«Como dijo Fidel, Cuba no realizará nunca ataques preventivos y sorpresivos contra ningún oscuro rincón del mundo; pero (…), en cambio, nuestro país era capaz de enviar los médicos que se necesiten a los más oscuros rincones del mundo. Médicos y no bombas», expresó.

Los galenos recibieron de manos de Díaz-Canel la felicitación de un país «que vivió hora a hora su labor».

«Convierten en realidad el precepto de que con la solidaridad estamos salvando vidas. Se tienen que sentir que han crecido: como personas, como revolucionarios, como cubanos, por la entrega, por el humanismo y el compromiso con el que cumplieron la labor», acotó el Presidente.

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas