Más de tres mil millones de personas sufren escasez de agua

En todo el mundo, tres mil 200 millones de personas viven actualmente en áreas agrícolas con una gran escasez de agua potable y casi el 40 % de ellas, mil 200 millones, se enfrentan a graves limitaciones del indispensable elemento. En los países menos adelantados, el 74 % de la población rural no tiene acceso al citado bien hídrico.

La disponibilidad por persona de la también llamada agua dulce ha disminuido a nivel global en más de un 20 % en las últimas dos décadas debido al crecimiento de la población y la economía mundial, así como a los trastornos que ocasiona el cambio climático en la naturaleza planetaria; y esta nefasta tendencia continuará de no adoptarse las medidas requeridas.

La dramática advertencia fue formulada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en su informe anual más importante, El estado mundial de la agricultura y la alimentación 2020, que aborda la problemática de la escasez de agua en todo el orbe.

Según el reporte, divulgado este jueves, en el presente siglo el agua por persona ha disminuido en América Latina un 22 %, en el sur de Asia un 27 % y en África Subsahariana hasta un 41 por ciento.

Aproximadamente el 11% de las tierras de cultivo de secano del planeta (aquellas que dependen exclusivamente del agua de lluvia y no tienen sistemas de riego), equivalente a 128 millones de hectáreas, enfrentan sequías frecuentes, al igual que alrededor del 14 % de las tierras de pastoreo (656 millones de hectáreas).

Mientras tanto, más del 60 % de las tierras de cultivo de regadío (171 millones de hectáreas), sufren una gran escasez de agua.

Cabe destacar que el acceso al agua por persona a nivel mundial es desigual. Por ejemplo, la cantidad media de agua por persona en el  2017 fue de unos 43 mil metros cúbicos en Oceanía, mientras que apenas alcanzó los mil metros cúbicos en el norte de África y Asia occidental.

Datos aportados por el informe ponen en cuestionamiento el uso que en ocasiones se le da al preciado líquido, como sucede por ejemplo en la producción de biocombustibles, que requieren de 70 a 400 veces más agua que aquellos combustibles fósiles que reemplazan.

Igualmente contrario a la indispensable preservación de la naturaleza es el hecho, citado también por el reporte, de que alrededor del 41% del riego mundial actual de agua para uso agrícola se produce a expensas de los requisitos de flujo ambiental, que son esenciales para mantener los ecosistemas que brindan funciones de soporte vitales.

También el hecho de que el sector agrícola representa más del 70 % de las extracciones mundiales de agua, según el reporte, impone el empleo de ese recurso de una manera especialmente más eficiente.

En su informe, la FAO aboga por una gestión mejorada y más sostenible del agua a nivel mundial, respaldada por una gobernanza eficaz e instituciones sólidas que garanticen los derechos de todos al preciado líquido.

En este sentido se sugieren acciones que van desde la inversión en la recolección y conservación de agua en áreas de secano hasta la rehabilitación y modernización de sistemas de riego sostenibles en áreas irrigadas, medidas que deben combinarse con las mejores prácticas agronómicas, como la adopción de variedades de cultivos tolerantes a la sequía.

La FAO considera que la escasez puede ser compensada por inversiones en fuentes no convencionales de agua, como la reutilización y la desalinización, pero señala que las innovaciones deben ser económicamente eficientes, socialmente aceptables y ambientalmente sostenibles.

Asimismo advierte que sin una “acción urgente” para garantizar una gestión sostenible del agua será imposible cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados por Naciones Unidas, que persiguen garantizar su disponibilidad y saneamiento para todos y también lograr el Hambre Cero y la seguridad alimentaria, entre otros propósitos.

De tal manera, el informe de la agencia de Naciones Unidas constituye un perentorio llamado a la comunidad internacional a fin de contener y revertir con premura la grave situación que presenta a nivel mundial el indispensable recurso natural. Así lo reclama expresamente el director general del organismo, QU Dongyu, cuando enfatiza en el prólogo del documento:

“Con este informe, la FAO está enviando un mensaje contundente: la escasez de agua en general y en la agricultura deben abordarse de manera inmediata y audaz”.

(Con información de sitios web Noticias ONU y Efeverde)

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas