Luisiana y Texas sobreviven al poderoso huracán Laura

Houston (EE.UU.) (EFE).- Al menos cuatro víctimas mortales, daños estructurales a edificaciones e incendios en viviendas y en una planta petroquímica es el saldo temporal que ha dejado el poderoso huracán Laura a su paso este jueves por Luisiana y Texas luego de tocar tierra como categoría 4 esta madrugada.

Según reportes oficiales, las cuatro muertes se deben a la caída de árboles, incluida la de una niña de 14 años que falleció cuando un árbol cayó sobre su vivienda en Leesville, situada a unas 95 millas (160 km) desde la costa de Luisiana.

En una conferencia de prensa, el gobernador de este estado sureño, John Bel Edwards, dijo que las marejadas ciclónicas que se habían pronosticado en las costas del estado no alcanzaron “proporciones catastróficas”, sin embargo durante su trayectoria Laura, ya degradada a tormenta tropical, ha ocasionado numerosos destrozos.

“Tenemos miles y miles de personas cuyas viviendas y negocios han quedado devastados por la tormenta. Y aunque tenemos mucho que hacer para salir adelante, el saldo es mejor de lo esperado”, dijo Edwards.

El presidente, Donald Trump, informó de que este fin de semana se desplazará hasta la zona para comprobar en primera persona los numerosos daños, aunque, se congratuló, pudo ser mucho peor.

“Resultó que tuvimos un poco de suerte. Era (un huracán) muy grande, era muy poderoso, pero pasó rápido”, dijo el mandatario, que adelantó que visitará Texas, Luisiana y quizás Arkansas.

Incendio químico

Entre el saldo de destrucción que dejó atrás Laura destaca el “incendio químico” en una planta petroquímica cercana a Lake Charles, una región al sureste de Luisiana con numerosas instalaciones de este tipo, incluidas refinerías de petróleo y gas.

Se trata de una planta industrial que fabrica productos a base de cloro y que tras estallar en llamas emitió una amplia humareda tóxica, por lo que las autoridades instaron a los residentes a ponerse a cubierto, cerrar ventanas y puertas y no poner el aire acondicionado.

“Aún tenemos que efectuar las inspecciones del caso para conocer las causas de este incendio y obviamente, con vientos de esa naturaleza, colapsan los cables de tendido eléctrico y por ende el suministro”, resumió Edwards.

Imágenes de medios locales muestran una espesa y negra humareda saliendo de las instalaciones, sin que hasta el momento se hayan reportado heridos provocados por este incendio.

El gobernador agregó además que los reportes preliminares indican que las áreas de mayor impacto fueron la de Lake Charles y Baton Rouge y Shreveport, donde ya hay cuadrillas de rescate preparando una evaluación pormenorizada de los daños del paso de Laura, uno de los huracanes más poderosos en alcanzar la costa de EE.UU. en los últimos años.

“Daños mínimos” en Texas

El gobernador de Texas, Greg Abbott, dijo también en conferencia de prensa en el condado de Orange, vecino a Luisiana, que los daños ocasionados por Laura han sido mínimos en este estado.

“Lo que sí quiero enfatizar a la población que está a punto de regresar a sus viviendas es que escuchen las recomendaciones de las autoridades locales porque no todos podrán hacerlo con la misma facilidad, especialmente los que no podrán contar con energía eléctrica”, recomendó Abbott.

Según la web especializada Poweroutage, cerca de 800.000 clientes se quedaron sin servicio eléctrico en Luisiana y Texas, a los que hay que sumar otros 30.000 en Arkansas, a donde Laura llegará en las próximas horas.

Laura, que tocó tierra en las primeras horas de este jueves con vientos máximos sostenidos de hasta 240 kilómetros por hora, se ha debilitado significativamente desde entonces.

El potente sistema se debilitó a la categoría 2 por la mañana mientras se dirigía hacia el norte de Luisiana con vientos sostenidos de más de 100 millas por hora (160 km/h), y en las últimas horas ha bajado aun más su intensidad.

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas