La Unesco pone los cimientos de la ‘Declaración Universal de la inteligencia artificial’

La Unesco ha presentado este jueves su primer borrador de recomendación sobre la ética de la inteligencia artificial, después de seis meses de trabajo de su grupo de expertos y una consulta pública en la que más de 600 participantes han aportado más de 50.000 comentarios. El organismo presenta este documento, que equipara con acuerdos de la talla de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, como una primera base para llenar el “vacío legislativo” que reina en la industria y que “debe ser llenado cuanto antes”, según explican desde el equipo de inteligencia artificial de la Unesco.

En estos diálogos han participado, entre otros, Google, Facebook, Microsoft, las Universidades de Stanford y Nueva York, la Academia China de Ciencia y Tecnología. El objetivo final de la recomendación es sentar las bases de unos sistemas de inteligencia artificial que trabajen por el bien de la humanidad, los individuos, las sociedades y el entorno y ecosistemas y prevengan daños. “Nuestros ojos están abiertos para que la inteligencia artificial trabaje a favor y no en contra de la humanidad”, ha asegurado Audrey Auzolay, directora general de la Unesco, en el acto de presentación del texto.

Corresponde ahora a los países presentar sus comentarios y observaciones sobre el texto, que seguirá revisándose hasta su adopción por los Estados miembro durante la 41ª sesión de la Conferencia General de la UNESCO en noviembre de 2021. El organismo confía en que su carácter global le permita asegurar que ninguna perspectiva cultural, profesional o ética se omite y en que la recomendación se convertirá los cimientos que permitan construir un fuerte respeto por la ley en el mundo digital. Esta tarea cobra especial importancia en el contexto de la pandemia “con la aceleración del desarrollo de tecnologías de inteligencia artificial para contenerla”, ha señalado Gabriela Ramos, subdirectora General de Ciencias Sociales y Humanas. “Un marco ético es esencial si van a seguir trabajando en beneficio de los ciudadanos”.

Entre las preocupaciones que han conducido a la Unesco a impulsar este proyecto figura el potencial de la inteligencia artificial para exacerbar las desigualdades globales. A día de hoy, solo doscientas firmas producen el 77% de las nuevas patentes e innovaciones relacionadas con el mundo digital. De las 15 principales, 11 están en los Estados Unidos y el resto están en China. La postura de la entidad es que estas tecnologías emergentes deben desarrollarse de forma más inclusiva y compartida. “Los Estados miembro deben diseñar mecanismos que prevengan la monopolización de sistemas de inteligencia artificial”, establece el borrador.

¿A qué herramientas se dirige esta recomendación? Según recoge el propio documento, su punto de mira está en los sistemas tecnológicos que tienen la capacidad de procesar información de un modo que se asemeja al comportamiento inteligente, y que típicamente incluye aspectos de razonamiento, aprendizaje, percepción, predicción, planeamiento o control

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas