Estados Unidos envió bombarderos B-52 al Golfo Pérsico en medio del aumento de tensiones con Irán.

Estados Unidos envió este miércoles bombarderos estratégicos B-52 a sobrevolar el Golfo Pérsico, el segundo despliegue de este tipo en un mes, en una demostración de fuerza destinada a disuadir a Irán de atacar objetivos estadounidenses o aliados en el Medio Oriente.

Un alto oficial militar estadounidense dijo a la agencia AP que el vuelo de dos Boeing B-52 “Stratofortress”, enormes bombarderos con capacidad de llevar armas nucleares y operados por la Fuerza Aérea, fue en respuesta a las señales de que Irán podría estar planeando ataques contra objetivos aliados de EEUU en Irak o en otros lugares de la región en los próximos días, incluso cuando el presidente electo Joe Biden se prepara para asumir el cargo.

El oficial no estaba autorizado a discutir públicamente las evaluaciones internas basadas en inteligencia sensible y habló con condición de anonimato.

La misión de los bombarderos B-52, volados en ida y vuelta desde una base de la Fuerza Aérea en Dakota del Norte, refleja la creciente preocupación en Washington, en las últimas semanas de la administración del Presidente Donald Trump, de que Irán ordene más represalias militares por el operativo del pasado 3 de enero que dio muerte al alto comandante militar iraní Qassem Soleimani. La respuesta inicial de Irán, cinco días después del mortal ataque de los drones estadounidenses, fue un ataque con misiles balísticos contra una base militar en Irak que causó lesiones cerebrales a unos 100 soldados estadounidenses.

Pero Irán ha parecido desconfiar de las intenciones de Trump en sus últimas semanas en el cargo, dado que se ha centrado en presionar a Teherán con sanciones y otras medidas que han dañado aún más la economía de la República Islámica. “Trump asumirá toda la responsabilidad por cualquier aventurismo que ocurra cuando esté saliendo”, escribió el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Javad Zarif, en Twitter el 24 de diciembre.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Javad Zarif (REUTERS)El Ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Javad Zarif (REUTERS)

A la tensión se sumó el ataque con cohetes del 20 de diciembre contra el complejo de la embajada de EEUU en Bagdad por parte de grupos de milicias chiítas apoyadas por Irán. Nadie murió, pero el volumen de cohetes disparados – posiblemente 21, con cerca de nueve aterrizajes en el complejo de la embajada – fue inusualmente grande. Días más tarde, Trump tuiteó que Irán estaba al tanto. “Algunos consejos amistosos de salud para Irán: Si un americano muere, haré responsable a Irán. Piénsenlo”, escribió el 23 de diciembre. Y añadió: “Oímos hablar de nuevos ataques contra americanos en Irak”.

Debido al potencial de escalada que podría llevar a una guerra más amplia, EEUU ha tratado de disuadir a Irán de ataques adicionales. Los cálculos estratégicos de ambos lados se complican aún más por la transición política en Washington a una administración Biden que puede buscar nuevos caminos para tratar con Irán. Biden ha dicho, por ejemplo, que espera devolver a Estados Unidos a un acuerdo de 2015 con las potencias mundiales en el que Irán aceptó limitar sus actividades nucleares a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales.

Al anunciar el vuelo de los bombarderos este miércoles, el jefe del Comando Central de EEUU dijo que era un movimiento defensivo.

“Estados Unidos continúa desplegando capacidades listas para el combate en el área de responsabilidad del Comando Central de Estados Unidos para disuadir a cualquier adversario potencial, y dejar claro que estamos listos y somos capaces de responder a cualquier agresión dirigida a los estadounidenses o a nuestros intereses”, dijo el general Frank McKenzie, el comandante del Comando Central. “No buscamos el conflicto, pero nadie debe subestimar nuestra capacidad de defender nuestras fuerzas o de actuar con decisión en respuesta a cualquier ataque”. No mencionó a Irán por su nombre.

En esta foto de archivo del 14 de abril de 2018, el entonces Teniente General de la Marina Kenneth "Frank" McKenzie habla durante un encuentro con los medios de comunicación en el Pentágono en Washington (AP Photo/Alex Brandon, Archivo)En esta foto de archivo del 14 de abril de 2018, el entonces Teniente General de la Marina Kenneth «Frank» McKenzie habla durante un encuentro con los medios de comunicación en el Pentágono en Washington (AP Photo/Alex Brandon, Archivo)

Antes del anuncio, el oficial militar estadounidense de mayor rango que habló con la condición de mantener el anonimato dijo que la inteligencia estadounidense ha detectado signos recientes de “amenazas bastante importantes” de Irán, y que incluían la planificación de posibles ataques con cohetes contra los intereses estadounidenses en Irak en relación con el primer aniversario de la muerte de Soleimani.

Los EEUU están en el proceso de reducir su presencia de tropas en Irak de 3.000 a cerca de 2.500. Trump ordenó que la reducción se lograra para el 15 de enero; los oficiales dicen que es probable que se logre tan pronto como la próxima semana.

Estados Unidos también ha recogido señales de que Irán puede estar considerando o planeando ataques “más complejos” y más amplios contra objetivos o intereses americanos en Oriente Medio, dijo el alto oficial militar estadounidense, añadiendo que representaba las señales más preocupantes desde los días inmediatamente posteriores al asesinato de Soleimani. El oficial citó indicaciones de que recientemente ha estado fluyendo armamento avanzado de Irán a Irak y que los líderes de las milicias chiítas en Irak pueden haberse reunido con oficiales de la fuerza Quds de Irán, previamente comandada por Soleimani.

ARCHIVO FOTOGRÁFICO: Mujeres iraquíes se reúnen en el sitio donde el comandante de la Fuerza Quds de Irán, Qassem Soleimani, y el comandante de la milicia iraquí Abu Mahdi al-Muhandis murieron en un ataque aéreo de EEUU en el aeropuerto de Bagdad, Irak (REUTERS/Wissam al-Okaili)ARCHIVO FOTOGRÁFICO: Mujeres iraquíes se reúnen en el sitio donde el comandante de la Fuerza Quds de Irán, Qassem Soleimani, y el comandante de la milicia iraquí Abu Mahdi al-Muhandis murieron en un ataque aéreo de EEUU en el aeropuerto de Bagdad, Irak (REUTERS/Wissam al-Okaili)

El oficial estadounidense dijo que Irán podría tener sus ojos puestos en los objetivos económicos, señalando el ataque con misiles y aviones teledirigidos de septiembre de 2019 contra las instalaciones de procesamiento de petróleo saudita. Irán negó estar involucrado pero fue culpado por los Estados Unidos por ese ataque.

En las últimas semanas el ejército de Estados Unidos ha tomado una serie de medidas destinadas a disuadir a Irán, al tiempo que ha subrayado públicamente que no está planeando, ni ha recibido instrucciones, de tomar medidas no provocadas contra Irán.

La semana pasada, un submarino de misiles guiados de la Marina de los Estados Unidos hizo un tránsito inusual por el Estrecho de Ormuz, la vía acuática estratégica entre Irán y la Península Arábiga.

A principios de diciembre, un par de bombarderos B-52 de la base aérea de Barksdale en Luisiana volaron lo que los militares llaman una misión de “presencia” sobre el Golfo, una demostración de la fuerza de los Estados Unidos y una señal del compromiso de los Estados Unidos con la región, pero no una misión de ataque. Ese vuelo se repitió esta semana, con dos B-52 volando sin parar desde la Base Aérea de Minot en Dakota del Norte y volviendo a casa el miércoles después de haber cruzado el lado occidental del Golfo.

Por ROBERT BURNS (AP)

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas