En Cuba falleció el padre jesuita Jorge Cela, de 79 años.

Gran pesar ha causado en diversos sectores del quehacer social el fallecimiento la madrugada de ayer en Cuba, a consecuencia de un infarto, del padre jesuita Jorge Cela, de 79 años.

El religioso, reconocido trabajador social en sectores vulnerables, fue el responsable de impulsar las Comunidades Eclesiales de Base (CEB) en todo el país.

Participó en la fundación de organizaciones de la sociedad civil como Ciudad Alternativa, Copadeba, Centro Bonó, Centro Juan Montalvo, Ediciones Populares, Periódico Encuentro, Participación Ciudadana, Foro Ciudadano, Foros para la Participación Municipal y otros espacios democráticos.

Martín Lenk, director provincial de la Compañía de Jesús, informó que Cela hace una semana había regresado de Santo Domingo y estaba haciendo la cuarentena en su comunidad.

“No se trata de coronavirus, recientemente le habían hechos dos PCR y todo estaba bien. En el día de ayer (sábado), el padre David Pantaleón conversó con él un par de veces por teléfono planificando unas reuniones. Su cuarto estaba ordenado. Sobre la mesa se veía que había estado trabajando en algunos documentos. Le llamó a las 3:50 am esta madrugada diciéndole que se sentía muy mal. Lo encontraron recostado y como dormido. Así falleció”, explicó Lenk.

Cela tenía 79 años de edad, 61 años de jesuita y cumplió hace unos meses 50 años de sacerdote.
“Con dolor y consuelo damos gracias a Dios por su vida de entrega y amor”, dijo el provincial.
El sepelio fue realizado ayer mismo en La Habana.

El padre Pablo Mella, del Centro Bonó, expresó su tristeza. “Con la partida de Jorge muchos tenemos, no “un dolor en la cultura”, sino “un dolor en la justicia”. Se nos ha ido el amigo, el compañero, el sacerdote, el maestro, el hombre bueno, justo, íntegro, tierno y firme que amó profundamente la obra de su Creador, imperfecta, sí, pero siempre preñada de dignidad. Descansa en paz, Jorge Cela. Tu sonrisa y tu energía nos acompañan como bálsamo en estos vericuetos de la historia y la cultura que tanto nos duelen”, acotó.

Al conocer la información, la antropóloga Tahira Vargas García expresó su pesar, tras recordar que el padre Cela fue su mentor amigo y asesor.

“No podía creer que fuera verdad, pensar que no vería más a Jorge me parecía imposible. Un fuerte dolor y una profunda tristeza me embargaron. Inmediatamente he estado repasando las huellas que Jorge dejó en mi vida que han sido de una gran trascendencia. El me conectó con la realidad de los barrios urbano-marginales de Santo Domingo cuando apenas iniciaba mis estudios en la carrera de Antropología.

Él le dio el sentido y contenido a la razón de ser de mis estudios. Con él me di cuenta de que la lectura antropológica de la realidad social inicia con la convivencia directa con esta, la perspectiva etnográfica en toda su extensión. A través de Jorge me conecté con COPADEBA y con los barrios urbano-marginados desde la vivencia cotidiana con sus moradores y sus luchas”, recordó.

Combinación. Dijo que Cela representaba un modelo único de líder espiritual combinado con el ejercicio antropológico y la gestión urbana y social.

Su legado abarca muchas áreas y sectores de la vida social y cultural. Aportó significativamente en la aplicación de un modelo de educación popular basada en los principios de educación liberadora de Paulo Freire, desde el trabajo con las comunidades eclesiales de base en los barrios urbano-marginales de Santo Domingo conectado con organizaciones de base como COPADEBA, detalló.

De acuerdo al testimonio de Vargas, el fallecido sacerdote fue una figura clave en la conformación de Ciudad Alternativa junto a COPADEBA y CEDAIL a finales de los 80 para darle contenido y propuestas de mejoramiento urbano integral a la lucha contra los desalojos ejecutados por el gobierno de Balaguer.

“Jorge Cela siempre lograba identificar los aspectos neurálgicos de las estrategias de poder en la manipulación y sostenimiento de la desigualdad social en el país y las desvelaba magistralmente en un lenguaje sencillo accesible a los sectores populares para favorecer su empoderamiento”, narró.

“El sigue presente en la piel de mucha gente que recibimos sus enseñanzas y en cada persona que desde los barrios compartió su compromiso espiritual y social. Sus reflexiones y su obra están en muchas vidas, artículos y en un libro que deja una clara lectura de la marginalidad, “La Otra Cara de la Pobreza”, agregó.

Pionero. En ese mismo sentido se pronunció el ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, a través en un comunicado de prensa.

“Lamentamos el fallecimiento del padre jesuita Jorge Cela, pionero en el estudio de la pobreza y la desigualdad. Damos las gracias a Dios por su vida de entrega y amor. Especialmente su trascendencia como maestro en los estudios de pobreza y desigualdad, gran parte de la nueva generación de cientistas y activistas sociales de la República Dominicana contaron con su guía”, indica la institución del gobierno en el comunicado.

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas