El que robó dinero del pueblo, tiene necesariamente que pagar en la justicia

SANTO DOMINGO. – El presidente Luis Abinader, al dirigirse a la nación desde el Salón de la Asamblea Nacional, advirtió este domingo a los nuevos funcionarios que no tolerará corrupción, al tiempo que sostuvo que quien viole la ley irá a los tribunales y serán cancelados de inmediato.

“No habrá impunidad para la corrupción del pasado, ni tampoco para los que la cometan en el futuro”, sostuvo, al tiempo que indicó que “quiero reiterar que nadie se confunda, no habrá impunidad”.

El mandatario expresó que “no voy a engañar a nadie con palabras dulces, promesas huevas ni horizontes falsos, porque ni la altísima magistratura que hoy asumo, ni la decencia me permitirán semejante irresponsabilidad, porque vivimos una de las más crisis más difíciles de la historia y no contamos con recetas probadas, sencillamente no existen”.

Luis Abinader dijo que el gobierno debe estar sometido a una fiscalización ciudadana permanente y transparente.

“Quiero ser preciso: en el gobierno que iniciamos hoy no se permitirá bajo ningún concepto que la corrupción del pasado quede impune, el que robó dinero del pueblo tiene que pagar en justicia por sus actos.  No voy a tolerar ningún acto de indelicadeza y mucho menos corrupción en mi gobierno”, sostuvo.

“El funcionario que se equivoque con el dinero del pueblo será inmediatamente destituido y puesto a disposición de la justicia. Estamos convencidos de que la corrupción de arriba incentiva la de abajo, que es la delincuencia la que se traduce en inseguridad y ambas tienen que ser combatirse”, agregó.

CORRUPCIÓN

 El nuevo mandatario de la República, Luis Abinader, manifestó este domingo que en el gobierno que inicia hoy no se permitirá, bajo ningún concepto, que la corrupción del pasado quede impune.

“El que robó dinero del pueblo, tiene necesariamente que pagar en la justicia por sus actos”, sentenció en su discurso de toma de posesión en la Asamblea Nacional, alegando que una democracia de calidad, a las puertas de la tercera década del siglo XXI, requiere una rendición de cuentas vertical, lo que supone un sistema de frenos y contrapesos entre los poderes del Estado, para que ninguno prevalezca sobre otro.

De igual manera, advirtió a los funcionarios que le acompañarán en su gestión que no tolerará ningún acto de indelicadeza  ni corrupción.

“El funcionario que se equivoque con el dinero del pueblo, será inmediatamente destituido y puesto a disposición de la justicia. Estamos convencidos de que la corrupción de arriba incentiva la de abajo, que es la delincuencia, que se traduce en inseguridad. Y ambas tienen que ser combatidas sin tregua”, declaró.

Asimismo, reiteró su promesa de luchar contra la impunidad al designar a la magistrada Miriam Germán como titular del Ministerio Público, “un Procurador General políticamente independiente capaz de hacer lo justo, incluso si todos están en contra, y de evitar lo injusto, incluso si todos están a favor”. 

En ese sentido, Abinader opinó que no existen transformaciones sin las reformas institucionales necesarias que garanticen que somos un pueblo de leyes y no una comunidad sometida a la cambiante voluntad de sus gobernantes.

“La historia no es lineal y en la República Dominicana hemos aprendido esa lección por las malas demasiadas veces”, dijo Abinader, alegando que el inventario de “trágicos retrocesos” desde la Independencia Nacional en 1844 así lo confirma.

En ese orden dijo que nada sin esfuerzo está garantizado para siempre y, por tal motivo, la vigilancia para mantener la democracia no termina nunca, exhortando a los funcionarios presentes en el acto diplomático a acatar sus responsabilidades institucionales.

“Somos los guardianes del legado democrático y, como tales, no podemos fracasar en el objetivo de conciliar la libertad con la Justicia”, sentenció.

Finalmente, Abinader señaló que no se ha de malograr la herencia histórica de cientos de miles de dominicanos que, en el devenir de más de siglo y medio, han marchado exigiendo justicia y que, en demasiadas ocasiones, han derramado su sangre en el empeño.

“Si olvidáramos esos sacrificios, no seríamos dignos ni de mirarnos al espejo sin sentir vergüenza”, concluyó sin olvidar a todos aquellos que lucharon con determinación por garantizar el respeto a la Constitución  y nuestras leyes.

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas