El Congreso  Cívico  reitera que no puede haber solución impuesta desde la intervención extranjera a la crisis que esa misma intervención ha creado en Venezuela

SANTO DOMINGO.

El Congreso  Cívico  reitera que no puede haber solución impuesta desde la intervención extranjera a la crisis que esa misma intervención ha creado en Venezuela.  No hay dudas de que contra ese país hermano, se ha formado todo un concierto de gobiernos hostiles, que en nombre de promover la democracia, no dejan pasar la menor oportunidad para descargar sus ataques contra un país que no interviene en los asuntos domésticos de nadie,

A la cabeza de esa conjura internacional está, como es sabido, el gobierno de Donald Trump, que con el deprimente espectáculo que está dando desde las pasadas elecciones, queda totalmente descalificado para hablar de promover la democracia en ningún país del mundo.

Ocupa un lugar sobresaliente en ese mismo concierto, el gobierno impopular de Orlando Duque, bajo el cual los grupos terroristas han sumergido a Colombia en un doloroso baño de sangre, que se lleva de encuentro los derechos humanos de ese sufrido país, empezando por el supremo derecho a la vida.

Quienes integran el coro anti venezolano dicen que llaman al diálogo entre las distintas partes en Venezuela, para propiciar una pretendida solución pacífica, pero ese llamado pierde credibilidad desde que se hace desconociendo y descalificando a una de las partes y tomando partido abiertamente por la otra,

Se desconoce al gobierno que rige la República, para tomar partido por el inexistente gobierno de Juan Guaydó, que al terminar el tiempo de vigencia de la asamblea que él decía encabezar, acaba de perder la débil ilusión  de legalidad con que intentó justificarse y precisamente por eso, hasta la Unión Europea, que fue uno de sus soportes principales, le ha retirado el reconocimiento.

El Congreso Cívico deplora que el gobierno dominicano esté formando parte de ese movimiento intervencionista y que, con una celeridad digna de mejor causa, haya salido a desconocer la Asamblea Nacional de Venezuela a  horas apenas de su instalación formal y así, por vía de consecuencia, también se desconozca  el gobierno de ese país,

Una vez más el gobierno de nuestro país ha despreciado la oportunidad de mantener una neutralidad  prudente  desde la cual pudiera convertirse, como ya lo fue en una ocasión, en un real auspiciador del diálogo político razonable al cual Venezuela nunca se ha negado.

Sea cual sea el concepto que se tenga del régimen del presidente Nicolás Maduro, la realidad es que ese es el que encarna la representación del Estado en Venezuela,  que la autodeterminación de los pueblos consagrada en nuestra Constitución y en numerosos tratados de los cuales la República es signataria, debe ser observada y que en este caso, resulta un juego peligroso el hablar de solución pacífica y tratar de ignorar el poder de un gobierno soberano.

Rafael Chaljub Mejía,                                                 Ing. José Reyes
Vocero Público                                                         Coordinador General
Enero 2021

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas