EEUU confirmó que Joe Biden “no tiene intención” de reunirse con Kim Jong-un

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, confirmó este lunes que el presidente, Joe Biden, “no tiene intención” de reunirse con el dictador norcoreano, Kim Jon-un. A pesar de que el mandatario se mostró “preparado para un poco de diplomacia”, su aproximación a Pyongyang será “bastante diferente”, confirmó la vocera del mandatario estadounidense en una rueda de prensa.

Por su parte, la embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield, explicó este lunes también durante una conferencia de prensa que Washington trabaja junto a Tokio y Seúl para emprender “acciones adicionales” ante las nuevas pruebas con misiles balísticos que ha llevado a cabo Pyongyang.

También el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, participó en la rueda de prensa virtual organizada por el Centro de Prensa Extranjera de Nueva York para confirmar esta coordinación con Japón y Corea del Norte.

“Lo que estamos viendo desde Pyongyang en términos de estas provocaciones impide la determinación de nuestros tres países, junto con aliados y socios de todo el mundo, de acercarse a Corea del Norte desde una posición de fuerza con el fin de disminuir la amenaza que supone para la región y más allá”, precisó.

Thomas-Greenfield confirmó que Washington está estudiando “acciones adicionales” en respuesta a los recientes lanzamientos, una afirmación que se produce un día antes de que el Consejo de Seguridad discuta estas pruebas balísticas norcoreanas a puerta cerrada el martes.

Los lanzamientos de misiles balísticos por parte de Pyongyang tuvieron lugar el jueves pasado y se trata de misiles “recientemente desarrollados” que consisten en “un sistema de armas que mejora el peso de su ojiva a 2,5 toneladas mientras utiliza la tecnología central de los desarrollados hasta el momento”.

Las resoluciones de la ONU prohíben a Corea del Norte llevar a cabo pruebas con misiles balísticos y le han impuesto duras sanciones internacionales para disuadirlo de seguir desarrollando cohetes que puedan ser equipados con ojivas nucleares. Tanto Corea del Sur como Japón y Estados Unidos mostraron su preocupación ante esta nueva ronda de pruebas balísticas.

Por otra parte, la influyente hermana del dictador nocoreano Kim Jong-un arremetió contra la “osadía” del presidente de Corea del Sur  Moon Jae-in, al que ve como “un loro educado por Estados Unidos” por un discurso que pronunció sobre la situación en la península.

El presidente surcoreano Moon, que fue el artífice del espectacular acercamiento de 2018 entre Washington y Pyongyang, pronunció un discurso muy mesurado el viernes con ocasión de la conmemoración de los ataques norcoreanos de 1999.

No mencionó específicamente los disparos norcoreanos pero declaró que las acciones susceptibles de obstaculizar una reanudación del diálogo entre Pyongyang y Washington son “indeseables”.

Este discurso enfureció a Pyongyang y a Kim Yo-jong, una influyente consejera de su hermano Kim Jong Un, que vio en ellas el “colmo de la osadía”.

Se quedó “sin palabras”, según un comunicado divulgado por la agencia oficial norcoreana KCNA, en el que hace referencia a Moon al que llama “el director general” del sur, sin citarlo por su nombre ni su cargo oficial.

Lo tachó de “loro educado por Estados Unidos”. Estamos lejos de la “distensión” de 2018, cuando Moon realizó una visita a Pyongyang, donde pronunció un discurso ante una muchedumbre en el Estadio del 1 de Mayo.

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas

Noticas por Fecha
abril 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930