¿Dónde vamos a parar?

¿Dónde vamos a parar?

Cuando observo desde lejos a niños de 11 años o menos jugando muy tarde de la noche en las calles. Me llega la pregunta, ¿Dónde vamos a parar? Cuando nuestros ojos se entristecen al ver jóvenes de 15 años o menos fumando hooka, ingiriendo alcohol; entiendo que la sociedad no va en buen sentido.

No logro entender, qué nos está pasando, que nos falta como padre o de qué manera fue la educación, principio que nos dieron nuestro ancestro, me imagino que no es de esta manera que muchos de nuestros hijos están tomando el ejemplo. Sí, educar a los hijos no es tarea fácil. Agotan bastante; pero son nuestros hijos los cuales nunca podemos cansarnos de darle una buena costumbre, buena educación; los padres y tutores depende su educación y formación.

Hoy en día para sacar el máximo de nuestros jóvenes debemos tener manos fuertes, ya que si somos primeros amigos antes de ser padre no funcionará. Debemos ser padres fuertes luego amigos de nuestros hijos. Si debemos amar al máximo a nuestra criatura, respetarlo y darle su espacio; pero dar un espacio no quiere decir, dejar que ellos hagan todo lo que desean.

Vamos a hacer los mejores amigos de nuestros hijos, debemos involucrarnos en su cotidianidad; que tú como padre conozca sus amigos, maestros; asiste de vez en cuando sin avisar a su centro educativo para saber cómo va su rendimiento. Tenemos que enseñarles que toda la moda no se usa, que a todo lugar no se debe asistir, de igual manera mostrarle que tipo de amigo le favorece. Y que todo el que le sonríe y dice ser amigo no lo es.

Deben aprender a ganarse lo que necesitan, lo que se le da en la casa, de igual manera ellos deben ganarse absolutamente todo lo que desean tener. Si algo deben de tener bien en claro, no será tarea fácil para los padres; será una larga labor que debemos realizar. Habrá situaciones donde nuestros hijos se molestarán; pero mejor es mejor verlos incómodos, que tener dolor de cabeza durante mucho tiempo.

Si queremos un joven intachable, un esposo responsable, buen padre, buena madre, un buen profesional en el mañana; tenemos que trabajar desde muy temprana edad, donde aún tenemos tiempo; los hombres y mujeres de valores se forman en el hogar.

Se ha detenido a pensar porqué últimamente salen en las noticias, violaciones, maltratos y violencia; porque desde niños es que debemos enderezar el árbol, que puede torcer antes que su tronco sea fuerte y no tengamos la solución. Si ves que el macizo está inclinándose de forma que no le va a favorecer para dar buenos frutos, vamos a buscar ayuda, si usted no sabe cómo enderezarlo; busque una ayuda amiga o profesional.

Buscar ayuda lo hará un padre que no se rinde mucho menos siente vergüenza, un papá fuerte, una madre que quiere lo mejor para sus hijos y que luchará contra vientos y marea para sacar oro de esa piedra preciosa que son el futuro del mañana. Padre – madre no podemos darnos por vencidos, aun podemos seguir en lucha y tratar de sacar lo mejor de nuestros jóvenes, que se molesten lo que quieran cuando le prohibimos algo que no le conviene, cuando lo ponemos de castigo; de igual manera no aceptamos su forma de actuar. Vamos a ponerles responsabilidades en el hogar, responsabilidad desde poca edad, que se acostumbre a ser solidario desde el hogar a tener obligaciones.

Los infantes deben estar ocupados con los quehaceres del hogar. Compartir en una buena película, asimismo una buena lectura. Buscar la manera que la familia esté lo mejor unida posible. Nunca te arrepentirás del futuro hombre o mujer de sociedad o quizás el profesional que formaste con mucha dedicación y esfuerzo. Comparte con ellos juega, canta, corre, baila…; mientras más involucrado estemos con nuestros hijos más confianza y prosperidad habrá.

 

Por: Ramona  Bourdied.
 Estudiante Psicología Clínica Reside en Santo Domingo