China puso en cuarentena a 500 mil personas por otro rebrote.

Las autoridades indicaron que el condado de Anxin estará «totalmente cerrado y controlado» y la población solo podrá salir para comprar alimentos o medicinas. La medida está vinculada al foco detectado en un mercado de Beijing, a una distancia de 150 kilómetros.

China impuso el domingo un estricto bloqueo a casi medio millón de personas en una provincia que rodea la capital para contener un nuevo grupo de coronavirus, ya que las autoridades advirtieron que el brote seguía siendo “severo y complicado”.

Después de que China logró controlar en gran medida el virus, cientos de personas se han infectado en Beijing y en las últimas semanas han surgido casos en la vecina provincia de Hebei.

Las autoridades sanitarias dijeron el domingo que el condado de Anxin (a unos 150 kilómetros de la capital) estará “totalmente cerrado y controlado”, las mismas medidas estrictas impuestas en el punto álgido de la pandemia en la ciudad de Wuhan a principios de este año.

Sólo una persona de cada familia podrá salir una vez al día para comprar necesidades como alimentos y medicinas, dijo el grupo de trabajo de prevención de epidemias del condado en un comunicado.

La medida se produce después de que otros 14 casos del virus fueron reportados en las últimas 24 horas en Beijing, llevando el total a 311 desde mediados de junio y estimulando las pruebas de millones de residentes.

El brote se detectó por primera vez en el extenso mercado de alimentos al por mayor de Xinfadi en Beijing, que proporciona gran parte de los productos frescos de la ciudad, lo que suscita preocupación sobre la seguridad de la cadena de suministro de alimentos

Las empresas del condado de Anxin han suministrado pescado de agua dulce al mercado de Xinfadi, informó la agencia de noticias estatal Xinhua. En las últimas horas, se encontraron unos 12 casos del nuevo coronavirus en el condado, incluyendo 11 vinculados a Xinfadi, informó el Global Times estatal.

Los nuevos casos en Beijing han hecho temer un resurgimiento del virus en China. En las últimas dos semanas, la capital ha realizado pruebas masivas con trabajadores de mercados mayoristas, trabajadores de restaurantes, residentes de barrios de riesgo medio y alto y mensajeros de reparto.

En una conferencia de prensa celebrada el domingo, las autoridades dijeron que hasta ahora se han recogido 8,3 millones de muestras en el marco de este foco, de las cuales 7,7 millones ya han sido analizadas. Las pruebas se han ampliado para incluir a todos los empleados de los salones de belleza y peluquerías de la ciudad, dijo el Global Times.

El funcionario de la ciudad de Beijing, Xu Hejian, dijo a los periodistas el domingo que “la situación de la epidemia en la capital es severa y complicada”, advirtiendo que la ciudad necesitaba continuar rastreando la propagación del virus.

Los funcionarios de la ciudad han instado a la gente a no salir de Beijing, cerraron las escuelas de nuevo y cerraron docenas de complejos residenciales para erradicar el virus.

Pero Wu Zunyou, jefe de epidemiología del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades, dijo a los periodistas la semana pasada que el nuevo brote había sido “controlado”, y las autoridades levantaron el viernes el bloqueo impuesto a siete comunidades de Beijing durante una semana. ( cortesía: infobae)

(Con información de AFP)

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas