Bien por el pueblo, el PLD se va!

Bien por el pueblo, el PLD se va!
Continuar la lucha por más
Manuel Salazar

Se ha logrado sacar al PLD del poder. Por lo menos del gobierno. Una gran mayoría popular expresó su determinación de salir del Gobierno/PLD, con el voto a favor del PRM, Luis Abinader y sus aliados.

Ha concluido la táctica electoral definida para ese propósito. Porque las tácticas se definen para unas circunstancias y propósitos específicos.

Con la salida del PLD del gobierno, cambian las circunstancias y por tanto, debe cambiar la táctica.

El Partido Comunista del Trabajo(PCT), se aboca de inmediato a los preparativos de discusiones colectivas para definir el rumbo y propósitos tácticos en la coyuntura que se abre con la salida del PLD del gobierno.

Este es un hecho importante sobre el que debemos poner empeño en que genere unas mejores condiciones para continuar la lucha por cambios más profundos y de calidad democráticos.

Para nosotros este cambio de gobierno es importante, significativo; pero como revolucionarios que somos, no es un fin en si mismo, es un paso importante.

Hemos sido concretos al hacer aportes para ese cambio. Porque lo dijo Marx hace más de 100 años: » los revolucionarios sólo nos proponemos en cada momento los objetivos que son alcanzables». No es revolucionario gritar consignas que en general son correctas, pero que no dan solución al momento concreto.

La cuestión principal de la coyuntura que finalizó el 5 de julio, era sacar al PLD del gobierno, por cualquier cantidad de razones que han sido difundidas durante años. La gran mayoría popular lo quería. Es lo que podía entender.

¿Teníamos fuerzas propias para ir por más de ese objetivo? ¿Debímos ir en contravia al sentir de la gran mayoria? ¿Era mejor que el PLD ganara?

Los que trabajamos y votamos por el cambio, respondimos bien esas preguntas, en concreto.

Hay un análisis «manga corta» que responde que era mejor que el PLD se quedara en el gobierno, porque eso facilitaría la lucha revolucionaria.

Ese análisis tan simple, no toma en cuenta un aspecto importante en el análisis de coyuntura, cuál es, el estado de los valores dominantes.

Un análisis objetivo de esos valores, conduciría necesariamente a la conclusión de que un eventual triunfo del PLD reforzaría la sensación de derrota histórica que afecta al pueblo dominicano.

En las actuales condiciones, la depresión política en amplios sectores habría sido la respuesta más inmediata de un eventual triunfo del PLD.

En una sensación de derrota histórica en gran parte del pueblo, de niveles de depresión política, es muy difícil trabajar las ideas del cambio, la revolución y el socialismo.

La tarea revolucionaria ha sido y todavía es, lograr que el pueblo sintiera su fuerza y en victoria; conquistar una nueva ambientación política en el país, en medio de la cual podamos hacer mejor comunicación política con las masas y continuar la lucha hacia propósitos superiores.

La derrota al PLD crea un ambiente de optimismo, de que se puede cambiar. Así las cosas, el desafío es insertarnos en ese ambiente optimista y positivo para ir por más.

Desde luego, que siempre en atención a la dialéctica, donde hay oportunidades también hay amenazas. Al tiempo que se ha creado un ambiente de optimismo, este hecho tambien contiene su contrario, y es la posibilidad de que si no se hacen las cosas bien y de manera oportuna, entonces aparezca la frustración.

La política se define teniendo en cuenta esa contradicción que existe en todos los procesos. Hay en la historia, mundial y nacional, hechos en abundancia que demuestran que cada oportunidad encierra también su amenaza.

Pero hay que definirse por la oportunidad, para evitar la amenaza.

El desafío es aprovechar el ambiente de optimismo para avanzar y cerrar así las puertas a la frustración. Es incorrecto quedarse en la prédica de que todo seguirá igual.

Hemos tenido una victoria política, el PLD se va. La lucha sigue por más.

Autor: Manuel Salazar.